NO al Exhibicionismo y la Jactancia

jactancia

NO AL EXHIBICIONISMO Y LA JACTANCIA.

 

Al punto de la ridiculez, hoy la modalidad de estar publicando fotos cada 5 minutos por las redes y la internet cuando están orando, o haciendo alguna obra de caridad; o publicando todo lo que haces, donde ya nada se quiere hacer en secreto para con Dios, sino que todo se ansia publicar a los cuatro vientos, buscando aplauso, alabanza y reconocimiento de la gente. exhibicionismo hoy se le llama “compartir”, cuando para con Dios esto es hipocresía.

Porque la recompensa viene del cielo, por la acción de publicar ante la gente.

Algunos ya lo que les faltaría es que publiquen cuando van al baño.

Dios llamó a su pueblo a la prudencia cuando se trata de la oración y las obras, de no perseguir el reconocimiento de los hombres, sino buscar la recompensa del cielo, haciendo las cosas en secreto para Dios. El mismo Cristo cuando sanaba alguno, le decía “No se lo digas
a nadie” (Lucas,5:14), Y cuando oraba buscaba hacerlo en secreto (Lucas 6:12). Una cosa es compartir con otros lo que Dios hace en nuestra vida para testimonio, y otra cosa muy distinta es publicar ante la gente lo que hacemos para Dios para ser visto por ellos.

Si no te agrada este mensaje porque te amonesta, pues da gloria a Dios que te exhorta para bien, pero si buscas salirte por la tangente y cuestionar, ten claro, que esto es Palabra de Dios : Jesucristo dijo: “Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público (Mateo 6:1-3).

Mateos 6:5-6 “Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Por Alberto Gervassoni

MEDITEMOS Y EXAMINEMONOS TODOS.

Deja un comentario