¿Estás viendo a Dios como el medio para conseguir lo que quieres?

get

“Y aun Simón mismo creyó; y después de bautizarse, continuó con Felipe, y estaba atónito al ver las señales y los grandes milagros que se hacían”, Hechos 8:13.

Aquí vemos a Simón, quien había tenido bastante éxito en lo que hacía, ver ahora la obra de Dios en acción y estar emocionado por el impacto en la gente y la atención que recibe del pueblo.

Es interesante que el pasaje dice que él creyó la predicación de Felipe y se bautizó. Él entonces empieza a ser la “sombra” de Felipe para ver cómo Dios se mueve y cómo “funciona” esto. Su intención es que en algún momento él pueda hacer lo mismo.

Me recuerda mucho a nosotros que quizás cuando vemos el respaldo de Dios a alguna persona en el ministerio, anhelamos también ese impacto e influencia. Empezamos a seguirlos para ver cómo hacen las cosas, copiarlos y ser como ellos. Nos gusta también la idea de ser reconocidos y soñamos con tener ese mismo éxito.

Sin embargo, llega ineludiblemente el momento cuando no se dan las cosas de la misma manera y Dios no parece “bendecirnos” como quisiéramos. Entonces ocurre esta misma dinámica, que vemos en este pasaje y en el corazón de Simón (v.23) en nuestro corazón.

Nunca al leer el pasaje nos identificamos con Simón al cual vemos con desprecio por querer comprar la bendición de Dios. Sin embargo, tenemos que reconocer que es también muy familiar para nosotros el ver a Dios como el medio para conseguir nuestros fines. Que queremos que nos bendiga para tener el propósito y significado que esperamos tener “para Él” cuando alcancemos nuestros sueños.

Pero Dios no está interesado en esto y si somos suyos empezará a usar aun la frustración de esta búsqueda como una obra de gracia en nuestra vida.

El ver esta dolorosa realidad de nuestro corazón nos lleva a arrepentirnos y rendir nuestra vida, planes, y aun sueños en el ministerio, para encontrar nuestra satisfacción y suficiencia solo en Él. Y estas son buenas noticias para ti y para mi.

Piensa en esto y encuentra tu descanso en Él.

Deja un comentario