El Poder de Su Resurección

resureccion 2

“…y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual Operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su Diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y Poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este Siglo, sino también en el venidero” – Efesios 1:19-21

 

Recordemos que esta oración inicio en el versículo 17, donde Pablo le pide a Dios que les dé Espíritu de sabiduría y de revelación en el verdadero conocimiento de Él. Dijimos que Nada de la voluntad de Cristo se alcanzará sin que la mente de Cristo obre en el cuerpo de Cristo. Así, pues, Pablo ora para que la mente, el propio Espíritu de Dios los lleve a Su Perspectiva, Su realidad, Su entendimiento y comprensión de todas las cosas.

 

Luego hablamos de la sección de la oración donde Pablo trata la esperanza o expectativa del llamado de Dios; con qué tenía que ver, qué era o qué no era el llamado de Dios. Luego nos dedicamos a ver si nosotros teníamos o no la misma expectativa del lugar hacia dónde este llamado llega conforme Él lo hace, y si estamos dispuestos a darle Su herencia en los santos.

Después, la oración continúa con los versículos de esta lección. De nuevo, esto es parte de la oración que inició en el versículo 17, por tanto, es parte de lo que Pablo desea que él, Espíritu de Dios haga real en el corazón humano. Él no desea que ellos vean algo con sus ojos naturales o que lo experimenten en la carne, sino que el Espíritu de sabiduría y de revelación lo haga real mediante la apertura de los ojos del corazón. Puede que esto suene un poco extraño, dado que Pablo le pide a Dios que el Espíritu haga que ellos conozcan el poder de la fuerza de Dios. Desafortunadamente, muchos de nosotros sólo estamos familiarizados con la palabra “poder” en el contexto de lo que yo llamo el poder externo de Dios. Es decir, cuando nosotros pensamos en poder, pensamos en la partición del mar, la sanidad de leprosos, hacer que caiga fuego del cielo… poder hecho manifiesto en la arena de lo natural.

Sí; aunque estas cosas son, definitivamente, manifestaciones del poder de Dios, me gustaría sugerirle que tales cosas están muy lejos de ser una demostración del poder de Dios del que Pablo habla aquí. Lo que Pablo está describiendo aquí no es el poder de Dios que obra un milagro temporal en el ámbito natural, sino el poder de Dios que obra una transformación permanente y la recreación del alma humana. Aquí se está hablando del poder de la resurrección que obra en el alma.

Por eso él dice:

“…la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales”

Este poder de resurrección está obrando en nosotros ahora, sacándonos de la muerte, dándonos vida, levantándonos y sentándonos juntamente con Cristo. Esto es lo que él va a describir en el capítulo 2. Nos estamos adelantando un poquito, pero quiero que veamos que Pablo no está describiendo un poder de resurrección que sólo Jesús haya experimentado. Todo lo contrario, es el poder de la resurrección de Cristo que ahora obra en nosotros.

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efesios 2:4-6)

Bien, entonces estamos hablando aquí de la palabra “poder”, pero no en el contexto de señales y maravillas externas, sino en el contexto de algo que es una manifestación muchísimo más grande, la cual es, la resurrección y la vida de Cristo que obra en el alma del hombre.

Esta es la naturaleza y realidad del poder del que Pablo habla en muchas escrituras.

Déjeme mostrarle unas pocas:

Romanos 15:13:

“Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer,para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”

Gálatas 3:5

“Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas (Obra Poder) Entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?”

1 Corintios 1:18

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; Pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios”

Efesios 3:16-17

“Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser Fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en Amor”

Efesios 3:20

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más, Abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en Nosotros”

Filipenses 3:10

“A fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la Participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte”

Fe y Gracia | Autor: Carlos Delgado.

 

Deja un comentario